Fotomatón Bar, Madrid.

Madríd no está tan lejos de Albacete. Munfor & Sons, The Cream, Andrés Calamaro. La autovía parece que por fin se decidieron a arreglarla. Aun así es inevitable ver algún camión con su carga ardiendo y las señales de accidente en el km. 21, justo donde se relativiza todo para los que no estamos implicados y aun seguimos en el viaje.

Luces de freno como una lengua que sale de una boca titánica. Sin darte cuenta ya estas entre sus dientes con ventanas, sus peatones. Esta noche cantaré entre sus tripas. Atocha, Cibeles, Gran Vía, Noviciado, Fotomatón. En un paso de cebra paro para descargar los pitos de mi banda invisible, un par de amplis y la guitarra. Siempre llevo algunos discos por si a alguien le da por comprar.  La bienvenida me la da Jordi y me presenta al que va a ser el timonel del sonido, Chapo, que tiene un parecido a Carlos Tarque que no me estraña que alguna grupi le haya pedido mas de un selfie de esos y quizá algo mas. Buen profesional, con el bar vacío nos ponemos con la prueba. En la confianza que da el buen rollo me cuenta que conoce a uno en Albacete. “¿A que uno?” le pregunto yo “A Carlos Sánchez”. Ostia. La sonrisa que se me pone es como si lo viera entrar ahora mismo por la puerta con los brazos abiertos para el abrazo. Mundial. Le digo que ha sido él quien a producido el Baby´s junto a Sergio Jímenez, y ya sellamos la confianza.

Aviso a navegantes, los técnicos de sonido, son más que timoneles del show, son los cocineros del barco, mandan mas que el capitán. Si fumas, ofreceles tabaco.

Los bares vacios a la hora en que tenian que estar llenos son anomalías que la fisica de la noche no consigue resolver. Para no ser atraido por ese vacio me meto a cantar en el almacen que hace de camerinos. Parece ser que alguna formula se va resolviendo ya  que el ambiente comienza a llenarse. Antonio Hurrah! y sus horas de curro.

Elena, Rober, Diego, Vicky, Bé, Ana, click here Fátima, Chefi, Cristina, Angeles, Su y tambien gente que se atreve a sacar la entrada de uno al que aun no conocen, así hasta llenar casi llenar el aforo. Vaya, los nervios se asomaban por encima de mis hombros para ver el patio. Es el momento de cancionear.

Chapo hizó que sonara cálido y claro. Puso las luces tenues, como en un teatrillo, yo sólo veia el microfono brillante y las siluentas del respetable, que fue de los mas respetables que he tenido. En ésta capital tan ruidosa dejaron cantar al cantante y las canciones salieron sin miedo y tranquilas en un pequeño tributo al silencio.  Canté las canciones del Baby´s y de los albunes que estan por venir hasta que se hizo la hora de subir las luces. Los amigos y algun desconocido brindaron conmigo tras el show, lo que interpreto como buena señal del rato pasado. Yo estuve bien a gusto y las canciones me contaron que lo pasaron bien. Por lo tanto…bien.

Mientras el bar cambiaba de savía, unos se iban y otros entraban, yo compartí cervezas y connversación con Elena Rosillo, todo un descubrimiento, y su amigo Pedro, con el que pese a los diez años que le llevo, coincidiamos en muchos mas humores de los que nos podiamos imaginar. No sabía que los que tuvimos nuestro primer móvil a partir de los veinte años eramos de la generación que aun llamaba por telefonillo para que bajaran los amigos. Un gusto de compañia los dos.

Nos despedimos, recogí, busqué un lugar donde comer algo y me fui a casa de mi madre como buen chico. Eran las cuatro y tenia que madrugar para estar en Albacete a las once de la mañana, por lo que dejé la visita al Negativo Bar para otra noche.

Temprano  recorría de nuevo la misma lengua que unas horas antes pero ya no era de luces de freno sino de asfalto gris y frio. Con el sol de frente, y tan bien acompañado, pues venia conmigo la mia mamma, no tardamos en ver la señal de Albacete, mi lugar favorito para volver.