Una noche con Marlango

El 5 de mayo de 2017 está marcado en mi calendario con tinta roja de las noches mágicas. Gracias a la promotora El Hombre-music- y a su empeño por traer color musical a la ciudad de Albacete, tuve la oportunidad de compartir el cartel con Marlango. En la prueba de sonido nos conocimos y nos caímos bien. Sonaban las trompetas de mi querida Mariglo y a Alejandro y a Leonor les movió la moriña de su amigo y trompetista Oscar, con el que marcaron una seña de identidad de su sonido. Todos lo recordamos.
En ese momento descubrí a dos personajes cercanos y enamorados de la canción y el escenario, sin miedo al salto y con una tremenda generosidad, generosidad con la que nos invitaron a tocar al final del su show una canción mía; “Vendaval”, donde las trompetas de Mariglo marcan al que la escucha y una versión de Chavela Vargas “El último trago”. Esa noche me alegré muchísimo de estar en mi traje. Si, realmente para mi, fue una noche mágica.
Después vino algo que me hizo llenar una sala en Madrid, pasaron por Jumilla, cerca de Albacete, y me invitaron a click here tocar con ellos de nuevo, digamos que me colé en su show, y claro, yo quería devolverles la invitación y les propuse tocar como artista invitado en el concierto de fin de gira de “Caballero” con las Swinging Cats Club Band en el “Café la Palma” donde programaba Elena Rosillo. Dijeron que si, la sala se llenó, fuimos a “La Ventana” de la Cadena Ser, la banda sonó, vino hasta mi padre al concierto, todo un hito para mi, la banda sonó maravillosamente loca y en su sitio. En las últimas canciones subieron Leonor y Alejandro, yo no cabía en mi. Hay fotos que atestiguan esa noche como las que hizo Lucia Dominguez o Sagri Martínez.
Han pasado muchas mas cosas desde esa noche, todas buenas, Alejandro Pelayo está produciendo mis nuevas canciones, saldrán dentro sello independiente, grabadas en uno de los estudios mas reputados del país, voy a abrir para ellos en varios conciertos de la gira presentación de “Technicolor” producido por Vicente Huma. En fin que estoy en el lugar donde quiero estar, como no puede ser de otra manera ¿verdad?
Esto pasó y muchas cosas mas que pueden pasar en una noche con Marlango.